domingo, 19 de junio de 2016

El baile.



No es un deambular lo que hago entre uno y otro lunar 
cuando detengo el tiempo sobre tu piel,
es un baile que empiezo de puntillas con las yemas de mis dedos, 
trazando imaginarias líneas,
es perder el equilibrio entre alguna de ellas 
y retomar de nuevo la danza cuando a medio camino las beso... 
es detenerme en aquellos que me inspiran ternura, 
es correr hacia los más pequeños diciéndoles con mimo 
que a ellos también los quiero,
es rendirme a lo evidente cuando llego al último sintiendo 
que me pasaría así la vida entera; 
trazando líneas,
construyendo puentes, 
haciendo mapas con mis caricias
atribuyéndome con ello
un para siempre en la conquista de tu cuerpo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario