domingo, 7 de febrero de 2016

De saltos, locuras y estrellas




A miles de kilómetros pareciera que viajo, ya me conoces, sabes lo que me gusta volar hacia las estrellas cuando no estás. Siempre a la más lejana para sentirme un dios que desde donde sea, pueda mirarte con sumo detalle, quitando distancias, barreras que paren. Y te veo, te veo tan cerca, que hago de cada uno de tus movimientos, mis movimientos, de cada uno de tus gestos, mis gestos, de cada uno de tus suspiros risas que voy propagando por el universo.
Y vuelo. Vuelo, vuelo y enloquezco. Voy saltando de una estrella a otra mientras me recreo en tu última imagen. ¿Adivinas?, tú no te das cuenta, pero estabas sentado en medio de un todo que a mi molesta, en medio de un mundo que de ti ahora me aleja. Estabas hablando y callaste al sentirme, miraste hacia un lado dijiste "te quiero" sin abrir los labios, lanzaste un suspiro y volviste a tus cosas.
Y vuelo...Voy saltando de una estrella a otra, llevando conmigo esas mudas palabras, que hacen brillar este cielo negro.

Echada en mi cama me pierdo en un sueño, me imagino ser un dios que sube muy alto y desde allí te mira con sumo detalle, quitando distancias, barreras que paren. Y te veo, te veo de noche mirando ese cielo, te veo en la mañana cuando mis ojos se clavan en el café de mi taza, te veo en las letras de una canción que de ti habla. En ocasiones creo encerrarte en el estribillo de una de ellas, una que canto a menudo antes de perderme y ponerme a volar.
A veces me gusta parar un momento, buscarte entre historias o hacerme la loca, evadirme del mundo creándome el mio, pensar o no hacerlo, vivir entre nubes, gastarte tu nombre, comerte tus sueños al salir de tu boca haciendo posible el todo que añoras...a veces me dicen que estoy demasiado loca y yo me río de todos esos ignorantes. Yo llego a ser dios, piloto en mi viaje, estrella radiante... me río de ellos que no son capaces de parar un momento o enloquecer un instante.
Loca, loca... loca.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario