viernes, 12 de septiembre de 2014

Coleccionista


              

Hay quien colecciona recuerdos, cajas de fotos llenas de buenos momentos, canciones con escondidos mensajes o amigos que flirtean entre lo pasajero y lo eterno.
Hay quien colecciona objetos, celebres frases o puñados de versos escritos a solas... palabras con ritmo leídas a voces en cuartos vacíos o llenos de cosas; de ilusiones, tristezas amargas, de rabia o de ira, o de tierna inocencia pequeña y chiquita entre las sombras.
Y hay quien un día, después de un mal sueño, se despierta y comienza a guardar besos, aquellos perdidos que fueron mandados con el mayor de los mimos buscando su historia.
Hoy, yo he vuelto a por mi colección de momentos, de risas, de fines y estrellas pendidas de finísimos hilos, del tiempo perdido y dorados caminos.
Hoy, he vuelto, para hacer que existiera un reino, mi reino, pues el olvido ingrato en ocasiones se lleva todo lo que se deja atrás; mis rojos zapatos, mis notas al aire, mis lunas de plata, mi larga falda con bolsillos anchos o la colina más alta donde subía a hablar cuando en ti pensaba. Vuelvo y me encuentro las notas de una guitarra, los lazos atados a tantos deseos, murallas de piedra y un escondite en la torre del miedo... La nada acechando, mis árboles púrpura, mi bosque encantado, un enorme lago y un soldadito con gorro muy alto que sigue pintado allá en la frontera del "existe todo si cierras los ojos".

Hay quien colecciona cosas.

2 comentarios:

  1. Precioso, me alegro que hayas vuelto, si no... no hubiera tenido la oportunidad de leerte.

    ResponderEliminar
  2. Yo también colecciono tu risa en la alameda :)

    ResponderEliminar