martes, 9 de diciembre de 2014

Nuestros pasos.

 

 
Y mis pasos junto tus pasos
me conducen a mil te amos,
me dirigen a la dicha,
de sentirte aquí a mi lado,
de sentirte muy adentro,
cada mil veces que dices,
tan profundo, tan despacio,
las palabras que repites...
Una, diez, treinta
noventa...
dos palabras, tantas cosas,
y mis labios en tus labios
 
Una, diez, treinta
noventa...
y el mundo se descubre
en cada beso,
en cada paso,
en cada tramo compartido...
en el gesto de entregarme
tu corazón que hago mío
cada vez que tu mano extiendes
y que yo suave acaricio,
cada vez que tú me dices,
no podría vivir esta vida
si tu amor no está conmigo.
 
Una, diez, treinta,
noventa...
y en cada beso,
en cada paso,
a cada mil palabras tuyas,
nuestro mundo conquistamos.
 
Una, diez, treinta,
noventa...
dos palabras, tantas cosas
y tus labios en mis labios.
 
 
 
 
 

viernes, 19 de septiembre de 2014

Decisiones.



No hay nada más facil que empujar al estancado para que este comience a caminar... da igual si al hacerlo te quedas parado en su sitio o si eliges para ti la parte del camino malo, pues verlo entre penumbras te rompe el corazón en pedazos.

No hay viento.
Hace tiempo te perdió mi vista y aún así, sigo mirando el recodo estrecho donde sin querer timidamente te volviste para decirme adiós.
No hay ruido, el silencio llena el espacio sombrío que tras de tí dejaste aquel día donde una falsa sonrisa en esta cara te despidió. No hay amapolas ni no me olvides... mis manos se cansaron de buscar sus bulbos en unos bolsillos rotos donde tan sólo queda la tierra seca. No hay nada... palabras huecas, olor a tierra mojada y una inalcanzable meta que ya ni sé donde quedó.
Pegada a mis piernas la falda, he permanecido inmovil mientras la lluvia los pies me ahogaba, he permanecido quieta cuando el sol intentaba secar mi alma...he llorado tu asencia, agotado el "regresará a buscarme", el "se dará cuenta", el "¡venga lo veré pronto!" y no entre mis recuerdos diciéndote;
vete no quiero que quien te frene sea yo... yo, ¿acaso no te diste cuenta que quería coger tu mano para caminar juntos los dos?.

No hay viento, no hay cielos ni azules ni grises, no hay luna ni estrellas coquetas que al reflejarse en el lago embellezcan la espera que empieza a dudar la vuelta de quien se fue.
Ruido, oigo de repente ruido viene de aquél recodo... miro hacia lo lejos, se me acelera el corazón.


 "A falling star fell from your heart and landed in my eyes
I screamed aloud, as it tore through them, and now it's left me blind
The stars, the moon, they have all been blown out
You left me in the dark
No dawn, no day, I'm always in this twilight
In the shadow of your heart
And in the dark, I can hear your heartbeat
I tried to find the sound
But then it stopped, and I was in the darkness,
So darkness I became
The stars, the moon, they have all been blown out
You left me in the dark
No dawn, no day, I'm always in this twilight
In the shadow of your heart
I took the stars from our eyes, and then I made a map
And knew that somehow I could find my way back
Then I heard your heart beating, you were in the darkness too
So I stayed in the darkness with you".



viernes, 12 de septiembre de 2014

Coleccionista


              

Hay quien colecciona recuerdos, cajas de fotos llenas de buenos momentos, canciones con escondidos mensajes o amigos que flirtean entre lo pasajero y lo eterno.
Hay quien colecciona objetos, celebres frases o puñados de versos escritos a solas... palabras con ritmo leídas a voces en cuartos vacíos o llenos de cosas; de ilusiones, tristezas amargas, de rabia o de ira, o de tierna inocencia pequeña y chiquita entre las sombras.
Y hay quien un día, después de un mal sueño, se despierta y comienza a guardar besos, aquellos perdidos que fueron mandados con el mayor de los mimos buscando su historia.
Hoy, yo he vuelto a por mi colección de momentos, de risas, de fines y estrellas pendidas de finísimos hilos, del tiempo perdido y dorados caminos.
Hoy, he vuelto, para hacer que existiera un reino, mi reino, pues el olvido ingrato en ocasiones se lleva todo lo que se deja atrás; mis rojos zapatos, mis notas al aire, mis lunas de plata, mi larga falda con bolsillos anchos o la colina más alta donde subía a hablar cuando en ti pensaba. Vuelvo y me encuentro las notas de una guitarra, los lazos atados a tantos deseos, murallas de piedra y un escondite en la torre del miedo... La nada acechando, mis árboles púrpura, mi bosque encantado, un enorme lago y un soldadito con gorro muy alto que sigue pintado allá en la frontera del "existe todo si cierras los ojos".

Hay quien colecciona cosas.