martes, 30 de abril de 2013

Sueña...



Fui recogiendo una a una las palabras que el viento fue desprendiendo a la historia más larga, aquella que muda se perdió entre imposibles y naufragó tantas veces en un mar de lágrimas.
Fui restaurando la letra de viejos poemas, acariciando estrofas, murmurando deseos que entre perseidas volaban tras tu ventana. Deseos felices que el tiempo bañó con el "tal vez algún día, tal vez se cumplan la próxima noche o la madrugada siguiente, a la de dentro de un tiempo o la de cualquier futura mañana".
Fui escondiendo temores mientras dibujaba versos que iba obteniendo de un sin fin de dormidos sueños que anclados quedaron entre los puntos seguidos de cientos de folios que permanecían en blanco.
Y dibujé... dibujé un no me olvides, dibujé corazones y coloqué de nuevo a la historia a la princesa perdida que volvía con fuerzas para gritarle al mundo que hay palabras que siempre se quedan a pesar de que el tiempo pretenda callarlas, que hay esperanzas que a veces se rompen y agujas con hilo que las reparan... así pues, hoy rescato de nuevo mi libro, mientras pacientemente coso a sus tapas el mejor par de alas.
 
Hoy, cuando llegue la noche, volveré a decir que te quiero, volveré acunar esos sueños, te diré buenas noches y cuando estés bien dormido, te dejaré un par de besos que acaricien tu rostro... sí... y al alba, al alba volveré a anudar sonrisas a la esperanza.

3 comentarios:

  1. Un bonito trabajo que sin duda da frutos al instante.

    ResponderEliminar
  2. Duerme sueña que yo te cuido... soy tu guardián
    tu escudero un suspiro, y si los sueños tardan
    en llegar no temas estoy contigo, para vestir
    y hacer realidad aquellos que marchito el olvido.

    Besos guapa!!!


    ResponderEliminar
  3. Que hermosura de texto, adoro cuándo escribes de una forma dramática, es ahí cuándo se deja el alma grabada.

    besitos.

    ResponderEliminar