miércoles, 13 de febrero de 2013

A veces hasta la ausencia más corta se hace eterna.

 


Volverán los besos en los que nadaba entonces y ahora el tiempo seca dejando en mi boca deseos que brotan al imaginarme entre tus olas...

Volverán tus brazos para acunarme, da igual si en la noche oscura o en el más frío alba... volverán los días en los que el simple brillo de tus ojos iluminen de nuevo los míos llenándoles de sueños e historias que hablarán de un para siempre, de un es posible, de un coge fuerte mi mano, que aquí me tienes...

Volverán a llenarse de margaritas los campos y te haré rey absoluto de lo inabarcable; mi reino, las sendas de doradas piedras, mis corazones rojos, mis besos al aire...

Volveré entre las notas de la canción más hermosa, esa que a veces me cantas. Volveré de puntillas para taparte los ojos y decirte al oído que las mejores historias se tejen de un hilo irrompible al olvido... llenemos cada hebra de dulces frases, palabras, caricias... bordémosle al quiero infinitos, un estaré a tu lado, más de mil suspiros y tan sólo un te extraño, que ya no puedo tenerte un segundo lejos, que hoy necesito mojar mi cuerpo, iluminar el alma y coser en mi nuca, mejilla, corazón y pecho, cada uno de tus te quiero. 

Vuelvo...