martes, 29 de enero de 2013

Adiós.



Hoy siento el frío de la indiferencia , el vacío de un lugar que en su día estuvo lleno... hoy siento que desilusión me cogió de la mano para llevarme al lugar donde nadie perdona. Y es que las oportunidades se agotan, ya no tengo fuerzas, se ahogan recuerdos felices y uno se cansa de tener tendida la mano hacia aquél lugar que se creyó exacto y que ahora se pierde en cualquier punto del espacio. He buscado la manera... he intentado descifrar problemas, he visto que pasaba el tiempo y el orgullo de quien no espera me ha dejado notas tristes apuntando a mi cabeza. El disparo ya se ha hecho, agoniza la esperanza, suspendidas en el aire hace rato aparecieron letras que me alejan... suspendidas en el aire, suspendidas en la nada... y las cojo una a una con el mayor de los cuidados.
Hoy he tendido cinco letras sobre un pequeño folio en blanco, cinco letras son suficientes para aquél que con las suyas formó balas... hoy cansada de todo, de ver demasiados reyes ciegos, sordos, huecos, tontos... me lamento. Tu corona, mi condena.
Si alguna vez lo hicieras, si más allá salieras de esas, las más oscuras tinieblas....

Tu corona, mi condena.   

5 comentarios:

  1. Bueno, no siempre se escribe igual, como yo digo a quien le gusta escribir tiene que tocar todos los palos. Una historia más y un nuevo abrazo a todos. Nos vemos.

    ResponderEliminar
  2. Hoy te encuentro triste, como dice la canción.

    ResponderEliminar
  3. Con los años uno se acostumbra a las diecisietemil despedidas de la gente que quiere... por suerte, también hay veces, en los que la vida trae diecisietemil encuentros nuevamente... yo seguiré pasando a verte y a leerte.
    Besos y besos

    ResponderEliminar
  4. Y tu si que los tocas muy bien... besos guapa!

    ResponderEliminar
  5. Ojalá las tinieblas se disipen.

    ResponderEliminar