martes, 20 de noviembre de 2012

Mi sueño eres tú.

 
Aún puedo oler tu aroma, saborear los últimos besos que atrapados quedaron en la comisura de mis labios... aún puedo sentirte tocando cada costura que une mi alma a la tuya, cada lunar que ayer impaciente aguardaba a ser encontrado.
Sí... aún puedo sentir el roce de tus dulces palabras contra mi cuerpo mientras mirando tus ojos, nacían suspiros que a todos los miedos habidos callaban.
Sí... aún duran los cosquilleos en mi estómago, la letra de esa canción que tan pegadiza sigo cantando y con la que de nuevo digo; "sin ti no soy nada"..

Vuelven al reino esperanzas que el tiempo creyó huidas y ahora se aferran a mis entrañas.
Vuelve la brisa, las ganas de seguir repartiendo caricias, vuelven a brillar mis plumas como antaño hacían, dejando sin peso a mis ahora ligeras alas.
Vuelven a brotar deseos, a llenarse de puedos cada pequeño hueco... vuelven a aparecer los sueños, las historias con finales felices, vuelven tantas cosas...
Vuelvo a sentirme princesa y quién no se siente así cuando a una la aman.

Hoy mis sueños se enredan a ti con finos hilos de plata.

jueves, 15 de noviembre de 2012

Amor.




En esta vida una siempre tiene que luchar por lo que quiere y hoy por hoy lo que tengo más claro 
es que mi vida eres tú.


Vendrán vientos de tormenta,
vendrán brujas disfrazadas de princesas,
vendrán piedras, aparecerán tinieblas,
pero sé cariño mío, que mi historia tejerás con fuerza,
que tú me librarás de hechizos,
de dragones escupe fuego,
que tú por mi querrás ganar batallas
 o eliminar manzanas podridas por dentro.
Amor que por ti muero,
amor que por ti vuelo,
que amo, brillo, quiero, sueño...
que mis mejores verbos serán nuestros.
Amor que por mi luchas,
yo te mostraré el camino más grande,
yo te mostraré mi perfecto reino,
ese en el que no existen sombras,
ese en el que serás príncipe de cada historia.
Amor que ya no hay ranas,
ni miedo a las palabras falsas...
amor... ¡te quiero tanto!.

Hoy brillan más mis estrellas con tus últimos te amo,
con tus por siempre que son eternos y tu mano de mi mano.
Amor, amor... sí amor, te amo.

lunes, 12 de noviembre de 2012

Ocres.




Y llegó noviembre con sus fríos días dejando un manto ocre bajo mis pies...
Medio otoño caminado y a pocos pasos, el invierno que blanqueará mis campos. Hoy pienso en lo larga que sería esta estación sin el abrigo de tus brazos, sin el calor de tu mirada o sin nuestro juego de palabras que siempre con el "yo más" acaba.

Hoy hay dorados, marrones, pequeños trazos color mandarina... naranjas y rojos. 
Hoy hay mil hojas formando una mullida alfombra y una niña que juega amontonándolas a sus pies. Hay un corto paso de baile; un "qué estarás haciendo ahora"; el lanzarlas al aire; un leve giro y un "uno, dos, tres"... puntillas arriba e intentar coger.

Irremediablemente todo, cualquier mínima cosa me lleva hacia ti ... ¿cualquiera? no, qué estoy diciendo, no es así. No son los días que se han vuelto cortos, ni el contemplar colores que se van o quedan, no son los pequeños pasos de baile, ni el levantarme de puntillas para intentar llegar más arriba si cabe.  Lo que me lleva a ti, es esta gana de volver a verte; el deseo de tocarte y sentirte cerca, el de nuevo arrullarme bajo tu pecho o explorar cada centímetro tu cuerpo... sí, y en la búsqueda detener el tiempo y demorarme, sí... demorarme. Lo que me lleva a ti es este recuerdo que se queda conmigo cuando no estás.

Hoy juego con miles de hojas, hoy vuelvo a querer decirte que las horas que faltas se me hacen eternas y que es imposible dejar de pensar en ti..

domingo, 4 de noviembre de 2012

Dulces sueños.


Descansa mi amor, descansa, que yo guardaré tus sueños en el lugar más bello.

Hoy me he dado cuenta de lo hermoso que se ha vuelto todo... atrás quedan los días oscuros donde la niebla impedía ver la mayor parte de un reino que parecía dormido extrañando el cielo abierto. Hoy vuelvo a contemplar los campos llenos de vida, mis flores han vuelto a brotar fuertes llenando de color cada centímetro que piso... todo ha vuelto a su sitio, hasta los besos que te dejé en la almohada, han vuelto para decirme que traen consigo respuestas que esperaba. Me traen palabras dulces, un estaremos juntos, me traen cientos de los tuyos para saborearlos mientras descansas...

Descansa mi amor, descansa, que mañana volveré a dibujarte con mi índice los labios, que volveré a decirte mis cinco letras entre susurros y caricias, que dejaré prendidos a los bolsillos de tu chaqueta un por siempre seré tuya, un puñado de te necesitos y los últimos versos en los que te digo no te olvides de ésta que tanto ama.

Hoy vuelvo a sonreír de nuevo, vuelvo a tocar el cielo, hoy de nuevo le puedo decir al mundo, lo mucho que te quiero.

Amor descansa, que yo guardaré en mi reino esos compartidos sueños que tanto le hacían falta.



Imagen de Benjamín Lacombe.

jueves, 1 de noviembre de 2012

Vuelve la magia.


Sí... nuevamente me acarician palabras que creí perdidas en la batalla. Nuevamente el aire me las trae poquito a poco mientras respiro hondo y disfruto de un aroma que también creí había desaparecido para siempre, y que ahora llega renovando cada esquina, cada hueco, cada espacio. Un aroma a tierra mojada, a hojarasca, a pétalos de flores, a madera de roble pero sobre todo a esperanza... sí, a esperanza.
Y así, con palabras, mi mente viaja entre recuerdos pequeños y grandes que hasta hace poco tocaba, recuerdos que me traen de vuelta aquellas estrellas que juntos veíamos al caer la noche y que hacíamos nuestras mientras mis manos traviesas recorrían despacio tu suave espalda... y sueño, sueño con volver a pasear mi mejilla entre tus hombros, con volver a dejarte sonrisas entre la almohada. Sueño con dibujar deseos utilizando mis labios al rozar tu cuello o alojar mil te quieros en lo ancho de tu fuerte pecho... sí, sueño.
Hoy pareciera que todo cambia, hasta mis dedos son capaces de tocar unas veces invisibles cuerdas, otras teclas blancas y negras originando, como por arte de magia la perfecta melodía para el reino... sí, la magia ha vuelto para llenar de suspiros las noches, el alba, sí... ha vuelto para traer de nuevo tus palabras, recuerdos, quieros envueltos en besos, olor a pétalos de mil flores y sobre todo para devolverme a aquella que un día apareció rota, y hoy llena cada rincón del alma... sí, de nuevo tus "y yo a ti" dan alas a quien sino más que a mi querida esperanza.