viernes, 14 de septiembre de 2012

Maldiciones y cuentos.


Puede que no lo entiendas, que quieras marcar fronteras entre aquello que nos hacía dichosos y la vida que cruel distancia cualquiera de nuestras posibilidades... puede que ya no valga de nada decir pequeñas frases, que la distancia se haya hecho la mayor de todas en tan sólo un instante...
Puede que no entiendas que aún sabiendo de mi fracaso seguiré mandando sin más mil besos, que seguiré una y otra vez llamando aún sabiendo que no habrá nadie, que seguiré coleccionando sueños, esos que surgían cada vez que me sentía acariciada por tus ojos, por tus palabras o tus gestos... puede que no lo sepas, pero era eso, simplemente eso lo que me hacía tocar el cielo.
Maldigo fronteras, maldigo el destino, maldigo esta vida que no supo poner el letrero de "por siempre estaré a tu lado"... maldigo canciones, historias con finales felices a las que siempre llego tarde, maldigo mi suerte, mi sino, mi todo... maldigo el que nunca baste una lágrima, maldigo la rana, la bruja o el hada que insiste en tener una varita con la que curar destrozos... maldigo las doce, el zapato que perdí corriendo hacia ninguna parte...
Puede que no lo entiendas, pero aún maldiciéndolo todo sigo creando pequeñas historias, sigo esperando el beso que me rescate de amargas verdades, que la calabaza se convierta en el mejor carruaje, ¡ayy niño!, puede que no lo entiendas pero sigo queriéndote como nunca antes

2 comentarios: