martes, 28 de agosto de 2012

Baladas.


Intento marcar una barrera que me separe de esta soledad caprichosa que se ha empeñado en acompañarme todos los días al cerrar la puerta, pero de nada sirve asustarla con un "no durarás mucho" o un "ya verás como te cansas", ni si quiera han sido suficientes las veces que de mi boca ha salido el "ya por dios, por hoy ya basta". Sigo teniendo miedo al silencio que se confabula con ella con la intención de amargarme las noches en las que no encuentro mas que un enorme vacío entre las sábanas.
Y enciendo la luz... y prendo la radio con el tonto consuelo de controlar algo. Entonces, silencio pierde pero al mirar a un lado soledad acurrucada duerme.
Sigo escuchando cada noche melodías viejas que no saben a nada, demasiadas noches escuchando las mismas baladas... demasiadas noches echándote en falta, quien sino un tú cambiaría amarguras y miedos por un te quiero que sirva para acunar sueños.
Hoy cuando me duerma volveré la cara hacia el lado donde soledad calla, me estiraré hasta ella seguramente cuando el cansancio asome y entre susurros le diré; "descansa... sí, descansa...  hoy también ganas, mañana será otro día, quién sabe lo que pasará mañana".  

4 comentarios:

  1. Yo creo que la soledad es perfecta para encontrarse a uno mismo. Y tal vez eso feo que vos sientas, sea un balde de agua fría para que te hagas amiga de la soledad y puedas ver las cosas desde otro punto de vista.
    Aun así, espero que alguien empiece a llenar esos rincones, besos!

    ResponderEliminar
  2. Regalame una de esas baladas... una donde bailan las hadas.

    una donde la soledad se vuelva nada!

    Besos guapa!

    ResponderEliminar
  3. Descansa.....mañana será otro día.

    Un besazo.

    ResponderEliminar