lunes, 19 de marzo de 2012

Sigo...



Anhelo tiempos donde dibujar sonrisas era fácil, donde los sueños plácidamente descansaban al abrigo de tu mirada... tiempos en los que no me preocupaba un mañana y me dejaba llevar de la mano esperando sentir que tú y sólo tú, pudieras guiarme el alma.
A veces, en el espejo, sólo puedo ver la sombra de lo que fui.



Han pasado pocas horas desde que pinté las nubes que aparecieron negras... nubes que traen preguntas de si vale o no la pena seguir levantándose cada mañana para retocar lo que pareciera que en días grises como hoy, ya no tiene arreglo. Demasiadas capas de pintura, demasiadas palabras sin dirección alguna... demasiada metáfora para decirte lo difícil que se me hace levantarme algunas veces.

Sigo guardando cientos de botes de pintura con los que repaso cada nube de mi oscuro cielo, cada vieja estrella que sin más se apaga. Sigo guardando pinceles en cualquier sitio... en los cajones, en armarios y hasta creéme si te digo, que el mejor lo escondo bajo la almohada.
Sigo teniendo miedo cuando me faltas, miedo a que cambie todo, a que mi reino se desdibuje... un reino donde te sueño cuando estoy sola, y que temo pudiera llegar a borrarse por no tener más colores con los que pintar esperanzas.

Y seguiré, seguiré tapando con azules los días grises, seguiré esperando en mi reino coloreado... un reino que compartir contigo... te daré el pincel que guardo bajo la almohada, volverás a perfilarme sonrisas o estos labios que te extrañan... dejaré que me pintes besos... te haré rey de mi morada.
Seguiré... seguiré esperando.