lunes, 27 de febrero de 2012

Acabe como acabe... todo continuará.

Supongo que estamos condenados a ver que absolutamente todo tiene fecha de caducidad, que determinados actos, propósitos y vivencias así como tienen un comienzo mueren, bien porque no llegaron a realizarse nunca, se quedaron en el aire o porque sí... se tuvieron la suerte de poder tocar.
Supongo que la vida es un pequeño plazo de tiempo en el que intentamos construir todo aquello que nos sea posible y que a poder ser, nos haga rozar la felicidad. Es por ello que cuando la tenemos deseamos que dure siempre, que cuando caemos deseamos cerrar los capítulos de angustia que nos tienen inmersos entre incertidumbres, interrogantes que jamás se resuelven, o recuerdos de cualquier pasado que entre anhelos de un "pudo ser de otra manera" intentamos olvidar pues sabemos que de ahí ya no podremos sacar más, ¿los olvidamos? no... no es cierto, recurrimos a los buenos recuerdos cuando no podemos más, cuando la melancolía nos dice; "qué pena se quedó atrás". Eso es la vida... un cúmulo de esperanzas y sueños para aquél que lucha entre las pesadillas diarias, un "que no se acabe" para quienes han llegado a ser dichosos y temen dejar de serlo precisamente porque saben que nada es eterno, que hay demasiadas fechas dando inicio y final a las cosas.

Mi vida... mi vida en este reino es una mezcla de todo un poco, de tristezas y alegrías, de sueños... siempre sueños, quien no sueña no espera nada, quien espera a veces se le hace todo demasiado largo, quien tropieza piensa que el golpe no será más fuerte la próxima vez, quien cae intenta buscar la manera de levantarse... quien no la encuentra se pierde en ese "todo tiene un final" y seguramente entre lágrimas vuelve a soñar, vuelve a creer aunque haya días en que todo, todo esté demasiado lejos.

Los primeros rayos de sol de esta fría mañana me hacen pensar en todo esto, me hacen ver que no hay nada lo suficientemente bueno o malo, que siempre se quiere más, que puedo perderme en sin razones de muchos, que puedo acertar y fallar a la vez... que todo, absolutamente todo, tiene fecha de caducidad... que las segundas partes nunca han sido buenas si las primeras nos dejaron con mal sabor de boca y que a una historia con final feliz siempre le añadimos un continuará. 

Intento continuar... intento coger el calor de unos rayos aún sabiendo que hoy no me calentarán lo suficiente.

Hoy mi reino pareciera tener mil caminos y mientras me decido por cual aventurarme, hoy... hoy sin quererlo pareciera estar preparándome ante cualquier final.
Todo tiene un principio y un final, y aunque aquí se acabe una historia... aunque aquí se acabe, no hay duda alguna, otras comenzarán.

viernes, 17 de febrero de 2012

Silencio


Es fácíl caer en la locura cuando en el día a día no te encuentro,
es fácil acostarse de día o de noche entre puñados de sueños,
y es fuerte... fuerte el golpe despertarnos de todos ellos.


Es demasiado fácil perderse en lo más oscuro,
da igual las luces que alumbren si no te encuentro,
da igual que lo intente... hoy no veo,
quizás como siempre esté mirando... mirando demasiado lejos.


Y cierro los ojos... y el corazón grita lo que ya nadie escucha,
a nadie le importa si estás loca o cuerda,
a nadie le importa que siga soñando entre tantas sombras,
pues todos tenemos nuestros propios sueños,
todos gritamos en un mismo silencio...


Hoy vuelvo a soñar que por fin te encuentro,
hoy vuelvo a gritar esperando respuesta,
y escucho... silencio... sólo silencio.


Safe Creative #1204121461262

miércoles, 8 de febrero de 2012

Susurrando desde el aire.

A veces las dudas me asaltan, no sé lo que hay delante del camino que he elegido, no sé si habrá risas, si alguna tristeza escondida o algún beso esperando a ser encontrado... no sé si hallaré la dicha o si simplemente acabaré cayendo.

Hoy he vuelto a viajar con el viento, he vuelto a intentar entrar por tu ventana, he vuelto a susurrarte lo mucho que te quiero, y sin que tú me vieras, me he apoderado de tu sonrisa... ¿será que me escuchas?.
Tu sonrisa... la guardo en el bolso de mi larga falda, esa que suavemente se mueve con el aire pareciendo que de mi cuerpo salieran pequeñas olas... sí, la guardo y cuando llego a casa ésta me acaricia el alma, y es que no te das cuenta que cuando no estás conmigo, es el viento el que me transporta a tu lado, el viento... mis sueños, y desde lo alto, desde el lugar donde rozo el cielo, te observo rodeada de miles de deseos, quien si no tú el protagonista de todos ellos.

Y vuelo... hoy por ti vuelo. Sólo tengo que cerrar los ojos y dejarme llevar ... y entonces ahí, mi amor, ahí te encuentro... y si me entra de nuevo el miedo, ese que me despierta alejándome de ti... entonces cerraré los ojos y volveré a soñar que contigo sueño.

Hoy he vuelto a viajar con el viento,
he vuelto a intentar entrar por tu ventana,
hoy he vuelto a susurrarte amor... lo mucho que te quiero.