martes, 31 de enero de 2012

No os vayáis...

 


Caen las primeras nieves, hoy éstas cubren parte de mi reino dejando a la vista parajes de un blanco tan puro, tan impoluto, que solamente verlo tras el cristal de la ventana me hace tiritar y encogerme dentro de mi enorme chaqueta de lana como si con ello pudiera sacar esta sensación de frío que pareciera traspasarme hasta los huesos.

Hoy todo quedará cubierto; los campos que perdieron cada una de sus flores a mitad de octubre, la colina a la que me gusta subir a gritar tu nombre, el camino que lleva la indicación a ninguna parte y que señala justo donde está mi casa, el huerto con las últimas calabazas que con el frío se conservaron y ahora mueren ahogadas por un grueso manto blanco... caen las primeras nieves y hoy siento el frio tan adentro.

Hoy vuelvo a perderme entre mil pensamientos, vuelvo a recoger trozos de lo que fui en el pasado, a mi mente regresan imágenes del ayer, vuelvo a preguntarme qué voy hacer con los sueños que se quedaron a medias, esos que en ocasiones regresan para decirme que no se han ido, que siguen vagando por el aire sin saber dónde ir... están ahí, y yo intento retenerlos con promesas, sigo haciéndoles ver que quizás algún día... no sé, tal vez algún día... pero sé que no podré realizarlos, sé que el tiempo, que mi vida se ha encargado de hacerlo todo demasiado complicado y aún así, los retengo porque tengo miedo de perderlos del todo, de vivir sin ninguno, de quedarme sin nada. No puedo dejarlos marchar.

Y cuántos han dado por perdidos sus sueños, cuántos los dejaron ir, vieron que imposible reinaba, abrieron los ojos y simplemente se conformaron con ver pasar el tiempo a la espera de lo que viniera. Yo no puedo... no puedo dejarlos, no me puedo conformar, no puedo abandonar aquellos que tuve y que aún hoy vuelven para sacarme de la monotonía de las cosas, vuelven para hacerme volar con ellos, vuelven para recordarme que sigo siendo la misma, la que se pierde entre mil pensamientos, la que tan sólo intenta tocarlos por un momento.

Caen las primeras nieves y hoy tras el cristal de mi ventana mientras miro los helados paisajes vuelvo a repetirme de nuevo en voz muy baja... algún día, quizás, quien sabe... algún día. 

Pintura de Ivan Choultse "Nieve".

8 comentarios:

  1. Que curioso Su , yo estoy en verano.

    besos!

    ResponderEliminar
  2. Escucha,Su,mejor dicho lee.Jamás,jamás dejes que te roben las ilusiones y los sueños porque ellos son los que nos hacen ser libres y valientes.
    Mi abrazo enorme.
    Que bonito ,Su...

    ResponderEliminar
  3. Su, me siento muy identificada con esa nevada... con esos sueños que sabes que no se cumplirán fácilmente y que a pesar de todo no quieres dejar ir... y nunca dejes que se vayan,... porque tus sueños forman parte de ti..

    un abrazo enorme!! siempre consigues conquistarme con tus relatos

    ResponderEliminar
  4. Yo no me voy así se venga una avalancha de nieve, me quedo cortejando tus letras así que hazme un lugar en esa ventana.

    Un abrazo Su.

    ResponderEliminar
  5. !Preciosas tus letras su!!No hay que rendirse!! Los sueños son dificiles pero no hay que desistir !!
    Aunque nos cueste alzar el vuelo seguiremos volando con ellos...
    Su, como siempre MAGNIFICA.
    Un beso, corazón y feliz día.

    ResponderEliminar
  6. a veces pienso que las cosas que se repiten, son las cosas que definitivamente nos forman, haciéndonos quienes somos... los sueños y esa fe inquebrantable que parece no tener punto de quiebre nos mantiene en pie, porque pensamos, todavía no me puedo ir, todavía me falta mucho por hacer.... y mientras exista en nuestra vida algo que hacer, la esperanza jamas sera perdida. linda entrada como siempre Su... Siempre tocando puntos reflexivos.
    Saludos... ñ_ñ

    ResponderEliminar