jueves, 27 de octubre de 2011

Amar.


Y aunque esta noche quisiera dormirme, no puedo... hoy me creo la más feliz del mundo, hoy te he sentido aquí a mi lado de tal forma que mis miedos han desaparecido por completo y no he querido más que disfrutar el momento, dejando atrás incompletos finales o nudos en el corazón demasiado prietos.
Hoy he conseguido volar por un momento, he podido abrir las alas, esas que en mi último viaje perdieron las plumas y que tú día a día has ido cosiéndolas con sumo cuidado para que yo por fin tomara de nuevo vuelo.
Hoy me siento dichosa, hoy vuelo entre nubes blancas enseñándote que por ti soy capaz de hacer lo que nunca había hecho, de volar hasta lo más alto para traerte la estrella más bonita, la que tu escojas para así poder guardarla y tenerla siempre cerca, para que la mires cuando yo no esté y te acuerdes de mi... del día en que me hiciste volar mientras al mundo le decía que hoy unos besos, unas caricias... unas palabras dulces, una mirada, un gesto y hasta unos suspiros tuyos, han hecho que de nuevo utilice el más favorito de mis verbos.
Hoy no hay final triste, no hay ausencias ni desconsuelo... hoy sólo tengo ganas de decir "te quiero", de mirarme en tus cristalinos ojos, esos que roban cada uno de mis besos.


Ilustración de Duy Huynh.

lunes, 24 de octubre de 2011

Los sueños no se pueden tocar.


Y mientras estés lejos no podré hacer otra cosa más que soñarte, soñarte sin poder tocarte. Muchas veces han sido las que he intentado acariciarte en esos mis sueños pues quien si no tú eres protagonista de todos ellos... y desespero en las ausencias que duelen, que asfixian hasta el punto de acelerarme el pulso pues no soy capaz de encontrar el aire suficiente que me llene en esos momentos... esos en los que he llevado mi mano hacia tu imagen perdiéndose entre mis dedos, convirtiéndose todo nada más que en humo... y en ese instante me despierto y me doy cuenta de que aunque por un momento te encontré cerca, sigues estando a mi pesar demasiado lejos... y loca, loca... loca me vuelvo, pues aún sabiendo que tu imagen es cómo el humo y que por muchas veces te toque desaparecerás sin remedio, vuelvo a soñar siempre para intentar tenerte entre mis sueños.

Ilustración de Cali Rezo inspirada en los cuadros de Klimt.

martes, 18 de octubre de 2011

La combinación perfecta.


Hoy, sentada en uno de los jardines de este reino, trato de hacer balance de las cosas que han ocurrido aquí. Perdida entre mis renglones del pasado he podido encontrar risas, lágrimas, sorpresas, miedos, viejas esperanzas casi rotas y nuevas ilusiones cargadas de suspiros. En este repaso me he encontrado con sueños... mis sueños, esos por los que suelo viajar de vez en cuando para comprobar si están más cerca que antes o si ya no me espera nada de ellos y tengo que ponerles el punto final para volver a empezar de cero...
He navegado entre nubes en calma, he visto caer truenos que me han hecho tambalear o incluso precipitarme al vacío. He creado mil historias... unas conectadas a otras, otras ni si quiera sé de qué parte de mi razón han salido... porque la mayor parte son locuras o porque simplemente me pierdo entre cosas que del mismo corazón me salen y ¿ quién entiende al corazón?.
He estado triste, he estado alegre... he escrito aventuras que entre mil entradas se pierden... las que han terminado bien las he aplaudido y las que han acabado mal he intentado reconstruirlas colocando de diferente forma los quieros, buscando la combinación perfecta, porque si pudiera evitar que protagonistas como ausencia o soledad no salieran... si pudiera... aunque las muy testarudas se empeñan en salir a escena cuando ven aparecer al amor... amor, otro protagonista demasiado loco que nunca hace caso, viene de improviso y se va cuando uno no quiere... y así paso los días, pero... ¿quién es el que no busca sea en letras, en reinos, realidades o fantasía un final perfecto?.


Hoy mientras repaso las cosas que han sucedido en mi reino, navego entre nubes blancas y es que hoy sin más el viento me ha susurrado al oído, me ha hecho cosquillas en la mejilla, me ha devuelto palabras y entre ellas prendidos he encontrado suaves y delicados besos...

Hoy de nuevo sueño.

jueves, 13 de octubre de 2011

¿Es fácil olvidar?...



¿Es el olvido la mejor forma para quitar de enmedio lo que nos estorba? cómo ponerlo delante de recuerdos que son incapaces de borrarse, cómo intentar borrar aquello que nos perjudica y que inevitablemente siempre vuelve a nuestra memoria. Quizás la única solución es dejar pasar el tiempo hasta conseguir que eso que había importante deje de serlo por aparecer en la vida otras que lo sean más.
Hoy quiero enterrar esas cosas que nada bueno me traen ya, quiero abandonarlas para siempre, puede que si no llevo flores al jardín donde las deje, desaparezcan por completo... puede, quién sabe... difícil tarea, pero alguien me dijo que no hay imposibles. Hoy las entierro, luego será el tiempo el que me ayude a hacer todo lo demás. Hoy intento disimular con un "no me importa" o "un venga, ya pasó"... hoy busco otro camino diferente con el que pueda llenar el hueco que me quedará tras extirpar ese recuerdo, un hueco demasiado profundo que intentaré llenar con sonrisas, ya está bien de llorar por quien se ahogó entre promesas.
Hoy me doy cuenta de que hay demasiadas palabras que se las lleva el viento sin más, unas llegan y otras en cambio se van... tan pero tan lejos.
Hoy me gustaría rescatar lo bueno, sólo lo bueno... el resto, las horas muertas, el silencio provocado por tu ausencia, lo que no terminó de decirse porque no se tuvo el valor necesario, los puntos suspensivos que dejaron que las cosas quedaran incompletas... eso prefiero dejarlo lejos, pero que será que mientras pienso esto, no paro de mirar el ramo de flores que tengo a mi lado, ese que dije no llevaría al jardín donde enterrar lo que pretendo olvidar... qué será que aún sabiendo que no iré a llevarlas, todos los días corto flores.

Ilustración de Benjamín Lacombe.

domingo, 9 de octubre de 2011

Contigo...


No puedo dejar de imaginarme un día, una noche, una hora... un segundo sin tenerte cerca, sin poder hablarte de mis estrellas, de cómo mis alas rotas a tu lado parecieran curarse, de cómo los días contigo se llevan las nubes oscuras o el aire pesado que la bruja me deja con el fin de angustiarme... una bruja que espera escondida y que cuando estoy sola, entre pesadillas, se cuela para decirme al oído que todo lo bueno se acaba. Esa que quiere robarme los suspiros que guardo bajo la almohada esperando tu vuelta, para enredarse por tu cabello, tus manos, tu cuerpo... esos que te atarán a mi cama junto a miradas que digan; "quédate conmigo , no te vayas... quédate conmigo a ver pasar las horas mientras dibujo corazones en tu espalda"... quédate conmigo, déjame acompañarte en tus sueños mientras duermes, déjame grabar cada noche tu imagen en mis ojos, levantarme con nuevos besos y empezar de nuevo otro día sintiendo que cada uno de ellos acabaran curando cada paso mal dado, cada día amargo, cada lágrima derramada cuando todo parecía complicado...
No puedo dejar de imaginarme un día, una noche, una hora sin ti... no puedo más que decirte mil veces... quédate conmigo... amor, quédate.

Ilustración Meritxell Ribas.