lunes, 30 de mayo de 2011

Cristales.


Hay días en los que no sé cómo hacer, días en los que me siento derrotada o demasiado perdida, días en los que aunque quiera soñar, algo me trae de vuelta, algo que como si de un cristal afilado se tratara, me graba en la cabeza palabras como "imposible" o un "calla, estás loca"... hoy siento ese cristal clavándose dentro. Hoy el aire no me lleva hasta ti para perderme en tus labios... tus manos, tus ojos, tu frente, tu pelo... hoy mis alas siguen estando rotas... y por muchas tizas que gaste escribiendo cuatro letras en mil paredes, hoy nada me acerca a ti.
Hay días en los que tan sólo veo sueños rotos... en los que esta montaña rusa parece tener sólo bajadas... en los que me ahogo en la orilla.
Hoy intento mantenerme erguida, aunque el cristal continúa atravesando cada centímetro de un cuerpo que desfallece ante la ausencia de un "todo es posible" o un "sigue luchando"... y caigo, y me hundo en esta húmeda arena formada por tantas preguntas sin respuesta... me hundo, me entierra... más en esta cama de finos granos empiezo a notar que ahora sí aparece un sueño.
Y caigo,
caigo... caigo.
No hizo falta manzana envenenada, ni rueca... no hubo baile, ni fuente con rana... no habrá siete enanos escoltando mi cuerpo, ni príncipe que pueda rescatarme con un dulce beso... el sueño eterno me enreda, me atrapa, me intenta convencer de que este es el camino correcto... correcto... correcto.
Calla, tú no eres mi sueño,
tú no eres quien busco,
tu eres el punto final,
el camino fácil cuando cansada el alma abandona.
Calla, no puedo dejarte ganar,
perder lo que soy,
morir sin luchar,
dejarme llevar.
Bruja... de nuevo apareces con tus artimañas, pero el punto de esta historia lo pongo yo... me he dado cuenta de qué es lo que quiero realmente y no es esto... no quiero el sueño que me ofreces, no quiero arena en la boca... no quiero dejarme caer, debo intentarlo otra vez.
Quiero volver, volver... volver, sacarme el cristal y de nuevo vencer a la más oscura realidad... hoy lucho.

jueves, 26 de mayo de 2011

Funambulista.



Avanzo cual funambulista por una cuerda formada de sentimientos... si los pasos son seguros todo va bien. Si la cuerda se tambalea las cosas cambian. Solo espero encontrar una red si pierdo alguna vez el equilibrio.

lunes, 23 de mayo de 2011

Cuatro letras.




Hoy quiero decir te quiero...
quiero perderme en tus brazos,
volver a darte mis estrellas...
compartir todas mis lunas llenas,
trazar corazones con mis dedos,
decirte cómo por ti muero,
volver a soñar de nuevo,
reír por nada, sentir que siento...
Hoy quiero dejar salir las mil mariposas que dentro encierro...
hoy me siento así... estúpidamente cegada por cuatro letras que me manejan,
por un sentimiento que tanto encierra.
Y mientras camino por tan dulce senda
el corazón se encabrita,
se siente vivo,
sonrisas idiotas se mezclan
entre tu nombre...
mi nombre,
entre tantos suspiros fugaces,
entre todos los besos que vuelan.
Hoy quiero decir te quiero,
mostrarte el camino de adoquines dorados,
quitar las fronteras de este reino,
dejar que pases...
detener el tiempo... olvidar,
dejar atrás soledades
escondites oscuros,
miedos incontrolables,
esperanzas rotas,
incompletos finales.

...

Hoy me he dado cuenta que la soledad pasada gritaba tu nombre, que ya no existen corazas, que me dejo llevar de nuevo... que hace tiempo te abrí la puerta, te encendí mis luces, te mandé susurros... que la locura me lleva de nuevo a dudar de cuerdos que presumen de serlo sin saber lo grande que puede ser esto... la locura, que un día lloras, al otro explotas... que resurges de las cenizas, que subes tanto que crees rozar con tus manos el cielo.
Hoy me pierdo entre cuatro letras.



jueves, 19 de mayo de 2011

Soledad.


Hoy las cuerdas aprietan fuerte... da igual en que lado me sitúe, si en el de la realidad de unas noches que se antojan demasiado frías a veces y me atan oprimiéndome en esta triste cama, o en el de la fantasía, lugar donde existe mi reino y en el que suelo ocupar el tiempo deshaciendo nudos, fáciles unos días, complejos la mayoría... dejándo agotada el alma. Un alma que se cansa, se escapa, que no desea ser prisionera... que se va junto a determinadas palabras, junto a sueños incompletos, junto a vagos momentos que parecen casi perfectos... sólo ella huye lejos buscando la calma, la que no encuentra cuando la almohada recuerda, cuando la soledad aprieta... y es que eso son mis cuerdas, una soledad tremenda que se instala cuando la tristeza gana, cuando hasta las locuras acaban con los pequeños barcos de esperanza... barcos que un día surcan mil mares y al otro sin remedio se hunden antes de tirar cuerda y ancla al abismo de este mar revuelto de innumerables sentimientos. Y es que, tanto cuerdas como marcas, son difíciles de quitar de este cuerpo sin calma, bien por tener el corazón roto, o por encontrarse incompleto ante tu falta... hoy la soledad grita un nombre... quizás si escuchas atento oirás como te llama.

domingo, 15 de mayo de 2011

Nunca a ciegas.


No se puede tener confianza ciega en nadie si vamos predispuestos a chocar... pero, qué será que cuando el corazón interviene siempre aparece una venda en los ojos y uno se deja llevar. Yo no quiero vendas... si choco, sabré contra qué lo hago y si el corazón me dice algo... que hable mientras contemplo.

...

Hoy veo las marcas de lo que fue entonces, veo difuminados antiguos caminos dispuestos a ser descubiertos de nuevo, los nervios de un rayo han alcanzado el lugar donde hoy me encuentro, lo sé porque me lo dicen los restos que han quedado, los troncos de unos árboles partidos, las hojas secas de sus copas, los marrones y grises que quieren dar paso a una nueva vida con tímidos verdes que intentan asomarse entre tanta hierba seca... pequeñas flores de no me olvides se abren paso esperando ser encontradas y empiezan a brotar hasta nuevas ramas ahí donde nadie pensó que pudiera volver a salir nada. Hoy lo que parecía muerto en este lugar del reino, vuelve a la vida sin más... puede que se caiga mil veces el mundo, que un rayo nos parta en dos muchas esperanzas... no todos los tréboles tiene cuatro hojas pero aquí estoy yo para pintar la cuarta... no temas reino, no temas yo te ayudaré a resurgir de nuevo, yo no me pondré vendas en los ojos o miraré hacia otro lado cuando todo parezca acabado... estoy aquí para cuidar de ti, aunque creo que eres tú quien me cuida, el que me enseña que hasta de un mal momento podemos sacar fuerzas para empezar de nuevo. Hoy respiro profundamente, será que hoy el creer que puedo se ha alojado en cada esquina de mi cuerpo... puedo... espero... y cómo no, hoy quiero.

martes, 10 de mayo de 2011

No quiero jaulas, ni un punto final en sueño.


Empiezo a pensar que determinadas cosas no se pueden atrapar, que hay sueños que jamás deben de cumplirse, que perseguir demasiado algo, puede llevarnos a un estado de locura donde idealizamos demasiado... quizás es mejor imaginar sin más y no intentar por todos los medios conseguir un imposible. Hoy me doy cuenta de todo eso, de que quiero dejarme llevar, sin obsesiones, sin la necesidad de nada... sin pensar si llegaré o no a algunos de ellos, tal vez sea mejor así... seguir disfrutando de lo que me rodea dejando la jaula abierta, dejando que las cosas pasen como tengan que pasar... hoy no quiero que se haga realidad nada... hoy no quiero perseguir finales porque el miedo de que deje de ser lo que imaginé, acabaría con todo... quiero soñar siempre.

domingo, 8 de mayo de 2011

Unas velas sin tarta.


Hoy vuelven a aparecer recuerdos, quizás como siempre, pero hoy no soy yo la que los trae de vuelta bajo la luz de estas velas... velas que no pretendo apagar aunque me digan que me quedaré sin deseo... ya se pidió hace tanto. Hoy vuelvo a dejarlas encendidas, consumiéndose mientras contemplo como cae la cera por ellas, mientras pienso... mientras de ruido de fondo se oyen risas, el tintineo de unas copas, o un nuevo "¿recuerdas?" al que yo siempre contesto;
"sí, recuerdo".
Hoy no tengo un trozo de tarta con la que invitar a nadie, pero sí miles de sonrisas para quien ha entrado en mi reino... a vosotros que viajáis conmigo, que descubrís mis locuras, mis sueños, esperanzas y miedos... a vosotros, mis sonrisas y un beso...
Hoy veo lo rápido que pasa el tiempo.

viernes, 6 de mayo de 2011

Silencio.


Silencio... hoy sólo hay eso, palabras mudas que llenan mi garganta, palabras que luchan por salir fuera esperando recibir a cambio una respuesta, un beso que nunca llega.
Besos... se pierden tantos en mis comisuras... agonizan en la espera, me ahogan.
Hoy no hay nada más que suspiros traidores dejando escapar un sueño, uno vencido por el paso del tiempo... ese que me va envolviendo con capas de olvido cada vez más gruesas...  
Silencio, hoy no hay nada... estoy parada en medio del camino intentando escuchar algo que me haga dejar de pensar en lo horrible que llega a ser sentirse no recordada... ¿será que es esto lo que se siente cuando caes en la nada?
Silencio, sólo silencio... el olvido hoy calla cada una de mis palabras.

lunes, 2 de mayo de 2011

Despacio.


Juego con hacer eternos los minutos, a vivir despacio... hoy sólo sueño con perderme en el reflejo de tus ojos... en dejar que sea el silencio el que amordace a la cordura que siempre quiere desviarme del camino difícil, el que parece que elijo siempre... dichosa locura la que hasta ti me lleva entre campos de amapolas, entre luces brillantes... entre los puntos suspensivos que acompañan mis frases, esas que esperan a que tú pongas el mejor de los finales.
Despacio, hoy todo va despacio.