miércoles, 6 de abril de 2011

Esperando.


Y mientras le daba las últimas caladas a su cigarrillo con la mirada perdida en los líneas gastadas de aquella acera gris, volvía a perderse en el tiempo, volvía a pensar en los tonos verdes de los campos, en las flores que ahora en esta época deberían de salpicarlos... volvía a imaginar los sonidos de la naturaleza que tanta paz le traían cuando tumbada en la hierba con los ojos cerrados se imaginaba la reina de aquél lugar, la que poseía el don que nadie tenía allí, el de acabar con ese relativo silencio con sus silbidos, con sus canciones en un idioma inventado.
Allí podía oír la calma, el zumbido de una abeja pasando cerca, el del viento moviendo su flequillo mientras intentaba respirar esa tranquilidad que ahora, en su vida, le parecía tan lejana, sentada en aquella triste parada esperando al bus para llevarla al mismo sitio de siempre... ese donde tenía que perder tantas horas al día y que tantas veces le comía las ganas de sonreír...  y es que, qué difícil es estar de humor en un trabajo donde uno da demasiado y recibe poco a cambio... se pierden tantas horas sin hacer lo queremos en realidad .
Y se imaginaba lejos, se imaginaba con ese poder, el mayor de todos, el de perder el tiempo a su antojo, no teniendo responsabilidades... corriendo por aquellos campos de amapolas, volviendo a jugar a tirar cientos de piedras al río, llenándose los bolsillos de flechas, esas espigas que luego clavaba en las chaquetas de cualquier inocente... subiéndose a los árboles, colgándose por ellos y cobijándose en su sombra... qué fácil le resultaba a veces abstraerse con sus cosas, qué fácil le resultaba cambiar los tonos grises de la ciudad por aquellos colores vivos que sus retinas guardarían para siempre.
Unos minutos esperando y ya había imaginado tanto... tanto que cuando se dio cuenta, su autobús ya había pasado... pero no le importaba, esperaría al siguiente... hoy hasta la prisa parecía haberse sentado con ella por un breve instante para deleitarse con sus pensamientos, uno muy breve... luego volvería a atraparla.

6 comentarios:

  1. Em... Que malo eso de malgastar el día y ver que lo que se hacer no es realmente o que queremos.
    Ahí es cuando comenzamos a cuestionar nuestra vocación, si es que, trabajamos por vocación.
    Desaparecen las ganas y el desanimo se abre paso a través de las desidia.

    Los intereses cambian y comenzamos a imaginar esas situaciones en las que todo es de primaverales tonos.
    Se empala nuestro cuerpo y al reaccionar el crudo invierno en el que vivimos, nos enrrostra la realidad.

    Al finas la única opción es un cambio radical en nuestras vidas.
    Dejarlo todo, asumiendo las consecuencia. o hundirnos en la podredumbre del presente.

    Aveces creo inundar mi cabeza de esos "campos de amapolas" pero no.
    Estoy en mi selva se cemento.

    Me gusta.
    Haces que me inserte en "tus reinos" y reflexione, reflexione... aun que eso no me haga llegar a ninguna conclusión. (ese ya es problema mio)

    Saludos.
    Cristofer

    ResponderEliminar
  2. ¡Si pudiéramos vivir en esa hermosa utopía...!
    Por cierto, suelo interpretar a tus personajes como una especie de "alter ego" de tu carácter o de las experiencias que vives; por eso me chocó un poco lo del cigarrillo, porque no me encajas como fumadora. ¿Lo eres realmente? O de vez en cuando, confiesa, confiesa, jejeje.

    ResponderEliminar
  3. Rubo jajaja ya me dirás en qué sí te encajo. Sobre los textos, no siempre se escribe hablando de uno mismo o de sus experiencias, puede que la mayor parte de las veces así sea, pero no siempre, la imaginación nos puede llevar a muchos sitios creando infinidad de historias y personajes... así pues, te dejo con la duda ;)

    ResponderEliminar
  4. Bueno Cristofer, pues aquí puedes reflexionar todo lo que quieras... yo te "escucho" encantada.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hoy, la prisa tenia tiempo para soñar...
    Precioso Rebelde.Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  6. "Hoy hasta la prisa parecía haberse sentado con ella"

    Admito que te leo y me haces volar.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar