sábado, 8 de enero de 2011

Uno de los dos se equivoca.

-Unas veces me llevas y otras me pesas... dime, ¿porqué pesas tanto a veces?.
-Yo no peso, eres tú que te empeñas en llevarme por donde no debes.
-Por donde quiero.
-No, por donde crees que quieres... no siempre se acierta.
-Calla, te equivocas... seguiré tirando.

3 comentarios:

  1. Es muy complicado encontrar el rumbo correcto, saber si es mejor dejarse llevar por el peso del corazón o encauzarlo según lo que nos dicta la mente. Porque los sentimientos nacen del corazón y los sueños de la cabeza, y a veces tanto unos como otros pueden ser tan... irreales.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Yo siempre me equivoco.

    Bueno, a veces no. Sólo cuando no suspiro.

    :-)

    ResponderEliminar
  3. Raúl, ¿son tus suspiros equivocaciones?...
    Me alegra verte.

    ResponderEliminar