lunes, 27 de diciembre de 2010

Piezas.

Todas las mañanas me levanto con el único fin de poner una pieza más en el puzle de mi vida. Hay días en los que la encuentro y me acuesto contenta, sabiendo que las cosas han marchado bien... pero hay otros en los que la maldita pieza no aparece y ante el miedo de notar el hueco prefiero destruirlo y volver a empezar de nuevo. Unas veces, tardo meses en no tener problemas, otras días... unas veces todo encaja, otras todo se viene abajo, me pierdo... y me canso, pero mi vida es así, supongo que el día que consiga terminar el puzle será el último día que me levante... después...  después el tiempo se encargará de ir perdiendo cada una de mis piezas.

2 comentarios:

  1. Es una buena metáfora de la vida diaria de muchas personas, entre las que me cuento. Besos.

    ResponderEliminar
  2. El puzzle de uno nunca se termina, así que no te agobies, sólo disfruta de la distracción de construírlo.
    Biquiños,

    ResponderEliminar