viernes, 31 de diciembre de 2010

Las doce campanadas del último día del año.

Y durante las doce campanadas, el reino permaneció inmóvil, guardando silencio y esperando a que el recién estrenado pasado se abriera paso por un agujero en el cielo para irse a otro lugar... todo quedaría vacío por un instante y luego, tras el primer segundo del nuevo año, empezarían a flotar en el aire los nuevos quieros, sueños, deseos y un montón de propósitos para los siguientes 365 días... todo volvería a llenarse de magia, de cosas nuevas... el tiempo empezaría a correr en el nuevo año y con el, una rejuvenecida esperanza.

-Esperanza dime... ¿nunca te cansas?
-Nunca, recuerda nuestro pacto; "Siempre juntas, siempre de la mano".
-Sí, pero yo...
-¡SSSShhhh!, venga vamos.

jueves, 30 de diciembre de 2010

Sin dirección.

He buscado entre miles de libros qué dirección debo de tomar, qué sentido debo de darle a las cosas cuando no estás... qué debo de hacer cuando de repente siento que bajo mis pies sólo hay vacío... o cómo encontrar eso que a veces siento que me falta para saber que todo va bien.
He buscado entre libros suponiendo que sólo ellos me darían las respuestas que nadie me ha conseguido dar...  no encuentro nada. Los de la felicidad dicen que no busque ahí, pues me ven triste, los tristes opinan que si los felices no me ayudan ellos nada pueden hacer, que busque en los de amor, que puede que tengan alguna respuesta... pero no la tienen, no saben cómo curar corazones rotos.
Por último, he mirado en los libros de lo olvidado, pensando que ellos me ayudarían a recordar el camino correcto que hace mucho tiempo se abría ante mi... pero todo resultó inútil, no hizo falta ni que los leyera pues en la primera página de uno de ellos, una lista de nombres me lanzó a las profundidades del negro vacío del que intentaba escapar. En la lista mi nombre, encabezándola tres palabras... LOS ETERNOS OLVIDADOS. Vivo en el olvido desde que me metiste en el, por eso no encuentro la dirección que he de tomar para ser recordada, por eso me siento triste, por eso el vacío... porque yo te recuerdo y tú... tú no hay segundo de tu vida que gastes ya en recordarme.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

El espejo mágico.

Hoy he encontrado dos puertas en el límite de mi reino, una va directamente a la realidad y la otra a un lugar olvidado, ese que según vamos creciendo dejamos atrás con historias de otros reinos, sueños antiguos, pasados olvidados... me he asomado por esta última, he caminado por senderos que el tiempo empieza a borrar, he visto un oscuro bosque, lo que un día fue una casita de chocolate ahora mohosa, y un espejo roto en un castillo en ruinas... un espejo que me ha dicho;
"Ven... ven y mira".
He sentido miedo al acercarme, pero este se ha ido nada más comprobar lo que me quería mostrar... era yo. En cada fragmento aparecía un momento de mi vida pasada, de cuando era niña... vi a mi abuelo contándome historias, a mi abuela cepillándome el pelo, a mi madre dándome el beso por la noche antes de dormir... y en el pedazo más grande me vi sola, mirando al cielo... soñando. Con lágrimas en los ojos decidí coger cada fragmento para guardarlos como un tesoro en mi reino, podría ver en ellos el pasado... pero al coger el primero, las imágenes desaparecieron... y comprendí, no podía llevarlos, el pasado debe quedarse en el pasado. Lo coloqué en su lugar y las imágenes regresaron.

Todos aquellos momentos los guardo en el corazón junto un montón de sueños, sé que nada hará que desaparezcan, pero tengo que confesar, que me escaparé de vez en cuando para ir a ver esos pasados olvidados, sí... y ver cómo no, lo que un día fui .

martes, 28 de diciembre de 2010

La llave.

Por fin... alguien me ha dado la llave de la caja de las sonrisas. La única condición que me ha dado para dármela es que sólo coja una cada cierto tiempo... la de hoy te la daré a ti, sí... a ti.

Impulsos.

En determinados momentos reconozco que me gustaría dejarme llevar... no hacer lo que me dicte la razón, sólo moverme por los impulsos que de repente pueda tener. Así, si tuviera ganas de cantar, lo haría en cualquier sitio, si quisiera gritar dejaría sordos a muchos, si quisiera reír no me importaría la cara que pusieran los demás por verme hacerlo... en ocasiones tengo ganas de dar besos, pero supongo que sería extraño explicarle a alguien que te deje darle uno porque esperas a cambio recibir otro, supongo que eso les haría pensar que soy más loca que los que van cantando por la calle, los que gritan dentro de un mundo donde sólo hay gritos, o los que ríen entre un montón de gente que ni si quiera te observa... quién va por ahí repartiendo besos... sólo yo desde la distancia, la razón no me deja darlos en las mejillas, y mientras los lanzo espero que algún día alguien se de cuenta... quién sabe, quizás me corresponda dándome uno de esos que a veces necesito tanto.

lunes, 27 de diciembre de 2010

Piezas.

Todas las mañanas me levanto con el único fin de poner una pieza más en el puzle de mi vida. Hay días en los que la encuentro y me acuesto contenta, sabiendo que las cosas han marchado bien... pero hay otros en los que la maldita pieza no aparece y ante el miedo de notar el hueco prefiero destruirlo y volver a empezar de nuevo. Unas veces, tardo meses en no tener problemas, otras días... unas veces todo encaja, otras todo se viene abajo, me pierdo... y me canso, pero mi vida es así, supongo que el día que consiga terminar el puzle será el último día que me levante... después...  después el tiempo se encargará de ir perdiendo cada una de mis piezas.

Fantasmas.

He intentado enterrarte en el olvido cansada de cargar con inútiles recuerdos que terminan siempre atormentándome... ¿lo he intentado?, me engaño. Hace tiempo me quedé quieta, sin hacer nada, incapaz de dejarte atrás... hace tiempo preferí quedarme con tu fantasma antes de perderte por completo.

domingo, 26 de diciembre de 2010

Torpe.


A veces me siento demasiado grande, un defecto para quien quiere pasar inadvertida entre la gente, tengo miedo de hacer daño a quien se me acerca, de que mis torpes movimientos acaben por romper alguna cosa... es tan fácil destruir en un momento así. Hoy me  quedaré quieta, cerraré los ojos y esperaré a recobrar mi tamaño.


Imagen de Maggie Taylor

Hoy lloro estrellas


Casi todas las noches lo hago... ¿a caso no las ves en el cielo?. Acuérdate de mi cuando las veas.

jueves, 23 de diciembre de 2010

Tic-tac, tic-tac.

Escucho, observo, imagino, espero... rio, lloro, sufro, amo... demasiados pasos intentando no pisar en falso. Y piso...y me caigo... caigo y me muero, de nuevo vuelve a escaparse el tiempo.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Buscando repuestas.


Si eres tú mi príncipe, dime... ¿existen los finales felices? y no me digas que eso sólo lo sabe el que escribe el cuento.

Sueños incumplidos.

Olvidados en una esquina de un cajón que hace tiempo dejó de abrirse, guardo un puñado de sueños que fueron quedando en el camino... hoy es tarde para casi todos. Tarde, tiempo, pasa, triste... son los olvidados más recordados, extraño, añoro, cambio... y un final sin un principio.